Las personas que padecen enfermedades mentales graves, como esquizofrenia, trastorno bipolar o depresión incapacitante, parecen ser unas 3 veces más propensas a desarrollar cáncer.

Un estudio analizó los datos de más de 3 300 adultos en la IV década de vida con esquizofrenia o trastorno bipolar, para determinar la incidencia y tipos de cáncer en esa muestra, en comparación con la población general estadounidense.

Los pacientes eran 4 veces más propensos a desarrollar cáncer de pulmón, 3 veces más a padecer cáncer colorrectal y casi 3 veces más a sufrir neoplasia de mama.

Un 5 por ciento de la población de Estados Unidos padece una dolencia mental grave, y ese grupo tiene más probabilidades de morir prematuramente en relación con las personas que no presentan trastornos psiquiátricos incapacitantes.