La Habana, Cuba. Muchas personas piensan erróneamente que contagiarse con la COVID-19, enfermedad mortal, es cuestión de suerte y depende de a quién le toque.

Y lo peor aún: razonan que ellos no son los responsables si se contagian porque, como algunos dicen, la suerte es loca y a cualquiera le toca.

Varias generaciones en el planeta no hemos sido testigos de una situación tan horrorosa como la que vivimos con la pandemia que sufre hoy la Humanidad, y que, a pesar del alto desarrollo científico que acumula el mundo, no existe una solución inmediata para acabar con esa gran tragedia.

Por tanto, es inadmisible que el incumplimiento de las medidas sanitarias, la inconciencia, tozudez y desobediencia de algunos, pongan en riesgo a la propia Humanidad que contempla a nuestros hijos, padres, abuelos, amigos  y demás seres queridos.

Para vencer la Covid tenemos la clave

Que todos estamos expuestos por el alto nivel de contagio del SARS COV-DOS es una realidad aplastante, como también somos responsables de enfermar a nuestros familiares y compañeros si no actuamos con precaución ni somos conscientes de la gravedad de la COVID.

No es una noria que las autoridades de salud cubanas alerten de que usando correctamente el nasobuco, lavándonos frecuentemente las manos, guardando el debido distanciamiento entre las personas, y limpiando superficies y todo lo que constituya nuestro entorno con agua, jabón y cloro, tenemos una garantía de evitar contagios.

Todas esas medidas y más son necesarias en tiempos cruciales como los que nos han tocado vivir. En nosotros está la clave para eliminar ese mortal virus. Cumplamos.