La Habana, Cuba. – Contando con el apoyo de los poderosos condes de Casa Bayona, la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana nació el 5 de enero de 1728, gracias a la obra de los frailes dominicos pertenecientes a la Orden de los Predicadores de Santo Domingo, en el antiguo monasterio de San Juan de Letrán.

Por ley del gobierno metropolitano, en 1841, los religiosos dominicos fueron privados de la posesión de sus bienes y de continuar tutorando la enseñanza universitaria.

Los monjes fueron trasladados al Vedado y construyeron la nueva iglesia y convento de San Juan de Letrán.

Su casa pasó a manos del Estado, y la Real y Pontificia Universidad se denominó Real y Literaria, cuando el gobierno español asumió la administración y dirección del centro de enseñanza.

Preservando el patrimonio

En el antiguo convento de Santo Domingo estudiaron prominentes forjadores del pensamiento, la ciencia y la cultura cubanas como Félix Varela, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Tomás Romay, José María Heredia y Rafael María de Mendive, entre otros.

La intención de intervenir el inmueble fue desarrollada por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habanarecreando la imagen antigua con lenguaje contemporáneo.

Hoy, el Colegio Universitario San Gerónimo prepara a jóvenes en temáticas como Patrimonio y Conservación, Comunicación y Gestión Sociocultural del Patrimonio, Gestión Urbana y Gestión de Museos.

Con el objetivo de promover la formación académica de graduados universitarios e impulsar la investigación también presenta en su programa académico la Maestría en Preservación y Gestión del Patrimonio.