La Habana, Cuba. – Proclamado por la UNESCO como el Día Mundial de la Radio el 13 de febrero es una fecha de celebración tanto para los que trabajamos en ella, como para la audiencia. Espacio donde confluyen puntos de vista y contenidos, donde se erige un escenario para llegar a diversas comunidades y donde preguntas como el “qué” y el “cómo”, son inherentes al proceso creacional.

Cuando se trata de la radio tenemos que poseer la certeza de que cada palabra y pronunciamiento tenga y reúna la calidad ética, lingüística y la calidad del mensaje virtuoso que una emisora de radio en Cuba deba transmitir.

EUSEBIO LEAL

En Cuba la radio está vincula a la necesidad de dar a conocer lo que sucede en su entorno, en tanto busca hechos, acontecimientos y eventos que confirmen su misión con la participación activa de todos. Crear, transformar hábitos y conductas para el mejor funcionamiento de la sociedad es uno de sus objetivos, por ello es que el oyente se convierte en el mejor agente de difusión del producto radial.

Muchas han sido las personalidades que han dedicado su vida a hacer radio, y acompañaron cada proceso comunicativo generando alto impacto y entregando información confiable a la audiencia. Esa impronta ha permitido que este medio evolucione e innove adaptándose a nuevas tecnologías sin dejar de ser fácil su accesibilidad.

Ir al ritmo de los tiempos, es una de las metas transformadoras del quehacer dentro de la radio. Por lo que atraer nuevos públicos y estar en la primera línea informativa del proceso político-social de la Revolución, es el sendero escogido para decir SÍ a la sociedad democrática que el sistema socialista cubano construye y perfecciona cada día.

Hoy debemos ver a las radios del país como una gran Radio Rebelde.

 FIDEL CASTRO RUZ

La Radio Cubana enfrenta hoy los retos de la Tarea Ordenamiento y de la epidemia COVID-19 y se hace reportando y ofreciendo información oportuna y sistemática sobre las acciones aprobadas por el Gobierno y el intercambio con la población. 

Mantener al corriente a los oyentes de los adelantos científicos de los cuatro vacunales cubanos, los índices de incidencia de la enfermedad y las medidas para protegernos, es la vía que adoptó la radio para defender la vida de cada habitante. Al mismo tiempo que informa sobre la implementación de la estrategia económica-social para impulsar la economía, temática sensible para todos y que genera un número elevado de información y cuestionamientos.

Reflejar, representar y ponerse al servicio de la sociedad es la máxima en tiempos que necesitamos de una radio donde el discurso sea el que   caracterice a nuestra sociedad democrática, y donde la retroalimentación se rija por ideas y pensamientos que permitan sembrar en terreno fértil.

La sociedad moderna necesita de  una radio comprometida e interactiva. Aún hay mucho que aportar al debate público de manera díafana y educativa. El compromiso es entonces con nuestra identidad, el patrimonio cultural y con que cada propuesta sea acompañada de un sentido crítico y de un análisis profundo.