El pueblo de Cuba vive otro momento de alta significación en su historia

Luego de la aprobación del Proyecto de Constitución en la Asamblea Nacional del Poder Popular, corresponderá al pueblo -a partir del 13 de agosto y hasta el 15 de noviembre- analizar, proponer, aportar, al que será el documento jurídico y político más importante del país.

Ya se vende en los estanquillos el texto del que saldrá una nueva Carta Magna, la cual -como afirmó el 26 de Julio el General de Ejército Raúl Castro- incluya las transformaciones socioeconómicas implementadas en correspondencia con los acuerdos del VI y VII Congresos del Partido.

Por supuesto que la creación colectiva de nuestra ley de leyes garantizará la continuidad de la Revolución.

Y, claro está, Cuba no dejará de concebirse como un Estado democrático, independiente y soberano, ni renunciará a la construcción de un socialismo próspero y sostenible.

Por una nación siempre mejor

No hay dudas de que el pueblo de Cuba vive otro momento de alta significación en su historia.

La actual Constitución de la República -aprobada en 1976 con el respaldo del 97, 7 por ciento de los ciudadanos- marcha ahora hacia una reforma total, en un proceso que será amplio, participativo  y trascendental.

La gran responsabilidad de enriquecer y aprobar la nueva Ley de Leyes la tiene el pueblo de esta Isla, como no la tiene nadie en el mundo.

Será entonces, a partir del 13 de agosto y hasta el 15 de noviembre en consulta popular, y más adelante cuando se convoque a referendo, una ocasión única para seguir construyendo una nación siempre mejor, como la soñó Martí, “Con todos y para el bien de todos”.