Washington. – El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, informó que 28 funcionarios cubanos tienen prohibida la entrada al territorio estadounidense, como parte de su política de sanciones a la isla.

Según Blinken la medida va dirigida a quienes permitieron detenciones violentas e injustas, juicios falsos y penas de prisión a los implicados en los disturbios ocurridos en julio del año pasado.

Con penalizaciones de ese tipo y medidas coercitivas financieras, el gobierno norteamericano pretende apoyar al pueblo cubano, señaló Blinken, quien no mencionó el bloqueo como una de las causas de la situación económica del país caribeño.

Respecto a las sanciones contra funcionarios, Cuba considera que son parte de la escalada agresiva de la Casa Blanca. En ese sentido el canciller Bruno Rodríguez ha señalado que son sanciones individuales basadas en acusaciones absolutamente infundadas.