Zúrich, Suiza. – La cantante Tina Turner, una de las vocalistas de rock más reconocidas del mundo, ha muerto este miércoles a los 83 años de edad, comunicó su portavoz citado por Sky News.

Tina Turner, la “reina del rock and roll”, murió en paz hoy a la edad de 83 años después de una larga enfermedad en su casa en Kusnacht, cerca de Zúrich, Suiza, señaló el vocero.

Con ella, el mundo pierde una leyenda de la música y un modelo a seguir, agregó.

La cantante, nacida en Tennessee (EE.UU.), sufría problemas de salud en los últimos años, después de que se le diagnosticara un cáncer intestinal en 2016. Un año después se sometió a un trasplante de riñón, reporta The Guardian.

Discos como Let’s stay together (1983), Private dancer (1984), Break every rule (1986), Foreign affair (1989), Wildest dreams (1996) y Soul kiss (1998), entre otros, merecerían numerosos premios Grammy; un justo reconocimiento a la labor de esta incansable reina del rock.

La cantante estadounidense inició su carrera artística junto a su esposo Ike Turner, formando un famoso dúo de soul con el que popularizaron temas como River deep, mountain high (1966) y Proud Mary (1970). Tras su separación en 1978, Tina continuó su carrera en solitario, cosechando brillantes éxitos gracias a la potencia y calidad de su voz.

Discos como Let’s stay together (1983), Private dancer (1984), Break every rule (1986), Foreign affair (1989), Wildest dreams (1996) y Soul kiss (1998), entre otros, merecerían numerosos premios Grammy; un justo reconocimiento a la labor de esta incansable reina del rock.

Sus biógrafos recuerdan que en 1975 Tina participó en Tommy, la película de los Who, y grabó el álbum Acid Queen, con poca fortuna comercial. La misma suerte corrió su siguiente trabajo, Rough (1979).

Aparentemente condenada al circuito de oldies, su carrera empezó a revitalizarse cuando fue invitada en 1982 a poner su voz en una versión de Ball of confusion del grupo B.E.F., que también produciría una versión del tema Let´s stay together (1983), de Al Green.

Pero el éxito del disco Let’s dance: producido con el apoyo de David Bowie, supuso el regreso de Tina a la condición de superestrella.

Su lugar en el primer plano de la música internacional quedó definitivamente consolidado con el triunfo arrollador de su álbum Private Dancer (1984), del que a principio de la década de los noventa se llevaban vendidos más de diez millones de copias.

Su fama seguiría creciendo tras interpretar un papel en la película de Mad Max II. Su sencillo We don´t need another hero fue incluido en la banda sonora del filme.

Su siguiente éxito fue Break every rule (1986), un álbum en el que estaban presentes invitados de la talla de Phil Collins o Steve Winwood y al que siguió una gira de catorce meses alrededor del mundo.

En 1988 vio la luz Live in Europe, con colaboradores también importantes como Eric Clapton, David Bowie, Bryan Adams y el bluesman Robert Cray.

En 1989 volvió a arrasar en las listas de medio mundo con el elepé Foreign affair, que contenía sencillos como The best o I don´t wanna lose You, y entró en los noventa con nuevas ventas millonarias.

Simply the best – Compilation se publicó en 1991 y What´s love got to do with it en 1993; en ellos mantuvo la línea musical y la imagen que siempre la han caracterizado.

Pese a los rumores sobre su posible retirada, las giras internacionales se sucedían, y en 1995 interpretó el tema central del filme Golden eye, una nueva entrega de la saga James Bond.

A principios de abril de 1996 se editó el álbum Wildest dreams (grabado en el Reino Unido bajo la producción de Trevor Horn), anticipo de su tour británico.

Con más de sesenta años y aún en plena forma, Tina Turner anunció su retirada del mundo del espectáculo en el verano del año 2000 desde su residencia de Zurich (Suiza).

Antes del adiós definitivo realizó una dilatada gira de despedida que recorrió los Estados Unidos y varios países europeos: un total de 95 actuaciones en las que la electrizante cantante de Tennesse demostró su inagotable capacidad para entusiasmar al público.

Tomado de Cubadebate