La Habana, Cuba. – Aunque es una de las artistas visuales más reconocidas de Cuba, a Zaida del Río también la seduce la música y acaba de presentar su fonograma De mi padre lo aprendí, licenciado por el sello Unicornio de Producciones Abdala.

Como declaró a la prensa, era para ella un sueño grabar un disco con hermosas canciones que marcaron su infancia y adolescencia en un intrincado paraje cercano a Remedios, pues las escuchaba en guateques y en la radio antes de trasladarse a La Habana a estudiar en la Escuela Nacional de Arte.

Zaida recrea su raíz guajira desde su voz no curtida, no moldeada, no académica, pero auténtica, comenta el músico Oni Acosta Llerena en las notas discográficas del álbum, que ofrece las versiones de 10 conocidos temas con arreglos de Lázaro Horta.

Entre ellos están: Amorosa guajira, de Jorge González Allué; Mi tierra es así, de Radeunda Lima, y Longina, de Manuel Corona.