La Habana, Cuba. – No puede conocerse lo acontecido el 26 de Julio de 1953 en Santiago de Cuba y Bayamo sin consultar el libro El juicio del Moncada, de Marta Rojas Fernández, fallecida recientemente.

De ella escribió el Primer Secretario del Partido y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel: “Se ha ido Marta Rojas, mujer de Letras y Revolución, testigo y narradora excepcional, desde El juicio del Moncada”.

Heroína del Trabajo, fue periodista y escritora hasta el último aliento. Su obra trascendental es memoria de la nación. Hasta su momento final, Marta Rojas laboró en el periódico Granma, de la cual fue fundadora y maestra de generaciones. Jovial y comunicativa siempre, Marta desarrolló una hermosa labor con el pueblo de Vietnam, Laos y Cambodia, países en que laboró como corresponsal.

Obra rebosante de cubanía

Testigo excepcional del juicio por el asalto a los cuarteles Moncada y Céspedes, la destacada periodista Marta Rojas dejó también una obra narrativa respetable con las novelas Las campanas de Juana la Loca, El harén de Oviedo, Inglesa por un año, El columpio de Rey Spenser, Santa Lujuria y El equipaje amarillo.

Asimismo, obras testimoniales como Tania, la guerrillera inolvidable, El que debe vivir y La Cueva del muerto, entre otras.

El intelectual Lisandro Otero escribió: Marta Rojas posee las virtudes básicas del buen periodista… Pero además de sus cualidades de periodista, está dotada de los atributos del buen narrador, sabe contar el relato que se propone con un ritmo fluido, sereno y confortante.

Marta Rojas fue una revolucionaria, comunista y patriota ejemplar que la hacen fiel defensora de la Revolución junto al líder Fidel.

Etiquetas: -