Compartir

Este 4 de agosto, se cumplieron 179 años del nacimiento del patriota Calixto Ramón García Íñiguez, en una antigua vivienda ubicada en el centro histórico de la oriental ciudad de Holguín, que hoy es un museo.

En ese lugar se atesoran artículos personales, manuscritos, armas y otros objetos que facilitan la cercanía de los visitantes a la vida y obra de Calixto García, el valiente mambí que  combatió en las tres guerras independentistas del siglo XIX, contra el régimen colonial español.

Tres días después de ocurrido el alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes, en el ingenio Demajagua, el patriota holguinero supo de ese hecho y sin pérdida de tiempo se unió a la contienda bélica, en la finca Santa Teresa de la zona de Jiguaní, a las órdenes de Donato Mármol.

Primero muerto que prisionero

En el año 1874, los mambises fueron sorprendidos por los españoles en San Antonio de Bajá, en Bayamo, y ante el peligro de caer preso, Calixto García optó por darse un tiro bajo el mentón, para quitarse la vida y así evitar caer prisionero de los enemigos.

La bala no siguió el rumbo esperado y le salió por la frente, pero sobrevivió.

Al triunfo de la Revolución, en el año 1959, el Comandante en Jefe Fidel Castro se refirió a lo ocurrido en el siglo XIX, cuando los mambises vencieron a los españoles, pero a pesar de eso no pudieron entrar en la zona liberada.

Y destacó: Esta vez la Revolución tiene al pueblo entero (…) Es tan grande y tan incontenible su fuerza, que esta vez el triunfo está asegurado.

Ahora sí, los mambises entraron en Santiago

Al producirse  el triunfo de la Revolución Cubana, en el mes de enero de 1959, el líder histórico de la Revolución,  Fidel Castro Ruz, se dirigió a la gran masa del pueblo que se había congregado en el parque Céspedes, de la oriental ciudad de Santiago de Cuba.

En esa oportunidad inolvidable se refirió a la destacada y viril actuación del General Calixto García Íñiguez  y entonces expresó: “lo que más nos emocionaba el día que llegamos a la ciudad de Santiago de Cuba, el 1ro de enero de 1959 fue que habíamos reivindicado la memoria de Calixto García y que esta vez los mambises sí entrarían en Santiago de Cuba”.