La Habana, Cuba. – Así, y en el depauperado contexto de que hablamos, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, acaban de confirmar las predicciones que las olas de calor serán tan extremas en algunas regiones del mundo dentro de unos años que la vida humana resultará insostenible en esas zonas.

Según el texto, en las próximas décadas las olas de calor podrían alcanzar y superar los límites fisiológicos y sociales del ser humano en regiones como el Sahel, el Cuerno de África, así como el sur y suroeste de Asia.

Espacios por demás que se cuentan hoy entre los más urgidos de socorro humanitario por concentrar poblaciones hambreadas y empobrecidas.

Problemas al por mayor

El reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y de la Cruz y la Media Luna rojas, define textualmente  que algunos grupos de la población se verán más afectados por el calor.

Se trata de trabajadores agrícolas, ancianos, niños, mujeres embarazadas y lactantes, que tienen un mayor riesgo de enfermedad y muerte.

Añade el texto que en ningún lugar el impacto se siente más brutalmente que en los países que ya se tambalean por el hambre, los conflictos y la pobreza.

Por último, los firmantes claman por tomar medidas más efectivas para evitar que se repitan las catástrofes térmicas, entre ellas información temprana sobre las olas de calor para ayudar a las personas, y encontrar formas nuevas y más sostenibles de financiar la acción protectora local.

Etiquetas: - - - - -