Exceso de humedad imposibilita el accionar de las máquinas cortadoras

Camagüey, Cuba. – Las lluvias mantienen en jaque la cosecha azucarera en Camagüey, donde sólo produce azúcar el Central Siboney, mientras otros cuatro esperan el oreo y la subida del dulce en las gramíneas para echar humo por sus chimeneas.

Batalla de Las Guásimas, en Vertientes, es uno de los que está en punta para la arrancada tan pronto los cañaverales del Cándido González, los del vecino Panamá y los propios, permitan la entrada de las cosechadoras.

Ángel Rondón, jefe de producción de la fábrica del municipio Vertientes, precisó que los días perdidos por las lluvias permiten ajustar mejor los hierros, cuyas reparaciones considera de más calidad que las del año pasado.

En la zafra anterior, el Batalla de las Guásimas presentó problemas en la casa de calderas por dificultades con los sistemas de vacío e inyección y el deterioro del enfriadero, instalación que hoy es nueva.