Tokio, Japón. – Luego de alojarse en la Villa Olímpica, los deportistas cubanos que asisten a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 realizan entrenamientos ligeros y sobre todo buscan la adaptación al cambio de horario, una necesidad biológica por la diferencia de trece horas entre La Habana y la capital de Japón.

La diferencia es tan grande que cuando en Cuba todos duermen, en el otro lado del mundo la gente hace sus quehaceres diarios, hoy bajo la sombra de la Covid-19 que ya se coló en la Villa Olímpica.

El Comité Organizador informó que un funcionario japonés, que no es deportista, fue el primer caso positivo al nuevo coronavirus registrado en la pequeña ciudad que acoge a los atletas.

Nuestra delegación, vacunada y bajo estrictas medidas sanitarias, mantiene el necesario cuidado para evitar los contagios, mientras los japoneses, más preocupados por el SARS-CoV-2 parecen estar de espaldas a la Olimpiada.

El doctor busca el oro

Campeón en Río de Janeiro-2016, el boxeador Julio César la Cruz buscará un segundo título en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que finalmente se inician de manera oficial el próximo viernes.

Voy por el oro porque para eso he entrenado muy duro, dice a Radio Reloj este boxeador que tiene un estilo de pelea poco ortodoxo, criticado por algunos pero que sin dudas le ha dado excelentes resultados, primero en los 81 kilogramos y ahora en los 91.

A Julio César de la Cruz  le gusta que le digan El Doctor, aunque siente un gran respeto por el personal médico, que, dice, ahora está luchando en la primera línea contra el nuevo coronavirus por la salud de los cubanos.

Lo cierto es que El Doctor, capitán del equipo cubano de boxeo, pretende en Japón unirse al grupo de seis peleadores que han ganado el oro olímpico en dos diferentes divisiones de peso.