La Habana, Cuba. – Ochenta y nueve años se cumplen del asesinato del primer mártir de los pioneros, Paquito González Cueto, ocurrido cuando marchaba por la calle Reina en manifestación por el entierro de las cenizas de Julio Antonio Mella.

Con solo 13 años de edad, pertenecía a la Liga de los Pioneros, organización que agrupaba a niños futuros comunistas, un tema de Historia en el que es necesario profundizar.

Sentía gran pasión por la Patria y, a pesar de su corta edad, era consciente de la Revolución que había que hacer. Antes de ir a la manifestación le dijo a su madre: Julio Antonio Mella ha muerto por la Revolución y mi deber es ir al entierro aunque me maten. La soldadesca de la tiranía ametralló la manifestación y Paquito González fue abatido.

Hoy pioneros y jóvenes comunistas siguen su legado, y se yerguen en defensa de las conquistas de la Revolución.