La Habana, Cuba. – El químico y farmacólogo alemán Johann Rudolf Glauber, nace en Karlstadt, el 10 de marzo de 1604 fue conocido por haber descubierto algunas propiedades medicinales en los minerales. Glauber se concentró desde sus inicios en las sales ácidas y mejoró la elaboración y la concentración del ácido nítrico, y de la misma forma logró unas concentraciones más puras de ácido sulfúrico (Oleum). Descubrió el sulfato sódico (conocido como sal de Glauber) por el año 1655. Fue capaz de realizar una receta para el cloruro sódico altamente refinado. Glauber descubrió y dio nombre a la sal que lleva su nombre‚ así como a la Sal mirabilis. Asimismo, elaboró las recetas del azul ultramarino y del Sulfito de sodio. Hizo posible la deshidratación del sulfato de sodio. Glauber logró el desarrollo de diferentes cloruros metálicos (por ejemplo, Tricloruro de antimonio, tetracloruro de zinc, Cloruro de zinc y Tricloruro de arsénico).

Glauber tuvo una gran actividad en la producción de libros relativos al tema de la química de las sales (cerca de 40 obras sobre ese tema), así como la descripción de recetas de productos químicos y farmacéuticos, llegando a alcanzar una alta reputación en ese campo. Glauber desarrolló mejoras en importantes procesos de destilación. Puede decirse que Glauber es el primer “químico industrial”, siendo desde luego el primer químico conocido en la historia que pudo vivir con el simple fruto de sus conocimientos de química.

En el año 1660 cae seriamente enfermo, seguramente por la continua exposición a metales pesados relacionados con su trabajo, como el Mercurio que utilizaba para los espejos y el arsénico y antimonio que usaba en medicinas. No llega a recuperarse, su débil salud no le permite trabajar y desde 1666 Glauber permanece en cama. Poco a poco no puede mantener ni siquiera la farmacia y de esa forma en el año 1668 vende el laboratorio y parte de su biblioteca para poder mantener a la familia.

Johann Rudolf Glauber, fallece el 16 de marzo de 1670 en Ámsterdam, Países Bajos.