La Habana, Cuba. – El mineralogista y químico sueco, barón Axel Fredrik Cronstedt, nace el 23 de diciembre de 1722. Fue el que descubrió el níquel en 1751 como experto en minería de la Dirección de Minas, Cronstedt lo describió como kupfernickel. Ese nombre se debe a que el mineral tiene una apariencia similar a la del cobre (Kupfer, en alemán) y a que un duende travieso (nickel) que los mineros suponían que era la causa de su incapacidad para extraer el cobre de dicho mineral.

Fue discípulo de Georg Brandt, el descubridor del cobalto. Cronstedt es uno de los fundadores de la mineralogía moderna, John Griffin lo describe como el fundador de esa disciplina por su tratado de 1827, A Practical Treatise on the Use of the Blowpipe, sobre el uso del soplete. Cronstedt también descubrió el mineral scheelita en 1751.

Llamó tungsten a dicho mineral, que significa “piedra pesada” en sueco. Carl Wilhelm Scheele más tarde sugirió que un nuevo elemento metálico podía ser extraído de ese mineral. En inglés, ese metal es ahora conocido como el elemento tungsten, y en español es conocido como wolframio.

En 1756, Cronstedt acuñó el término zeolita después de calentar el mineral estilbita con una llama de soplete. En su memoria en 1821 se nombró cronstedita un nuevo mineral descubierto en esta fecha. En 1753, Cronstedt fue elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias. Axel Fredrik Cronstedt muere el 19 de agosto de 1765 en Estocolmo, Suecia.