La Habana, Cuba. Mariluz B’Hammel, directora de política Comercial con América del Norte en el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, afirmó que nunca se sabrá cuántas empresas desearon invertir en Cuba y dejaron de hacerlo debido al bloqueo de Estados Unidos.

Esa política cuesta al país miles de millones de dólares, porque para desarrollar un negocio aquí, los inversionistas tienen que contar con desafíos como las dificultades para importar insumos, y el no poder utilizar el dólar en los mercados internacionales.

La funcionaria mencionó que al intercambiar con empresarios extranjeros, muchos se sorprenden cuando les tocan de cerca algunas de las medidas del bloqueo, con su alcance extraterritorial.

Destacó la especialista que, a pesar de todo, nuestro país no se ha cruzado de brazos, y ahora más que nunca está empeñada en atraer flujos mayores de inversión extranjera.