Tokio, Japón. – El abandono de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por parte de la gimnasta estadounidense Simone Biles, deja a la Olimpiada sin la que pudiera haber sido la estrella de la cita cuatrienal.

Después de la actuación que hice, no quería seguir. Tengo que centrarme en mi salud mental. Creo que la salud mental está más presente en el deporte ahora mismo, dijo la joven y mediática deportista, en una rueda de prensa.

La gimnasta, de 24 años, abandonó la competencia por equipos después de registrar la peor nota entre las integrantes de la selección de Estados Unidos, considerada como favorita al título olímpico.

Ya no confío tanto en mí misma, afirmó Biles, quien dijo sentir la presión de sostener el peso del mundo, en referencia a una exigencia deportiva que no supo gestionar de manera adecuada, quizás por su permanente exposición en las redes sociales.

Fuera de Tokio

No fue un día fácil, ni mi mejor día, pero lo superé. Realmente siento que tengo el peso del mundo sobre mis hombros a veces, escribió en Twitter la gimnasta estadounidense Simone Biles, unas horas antes de abandonar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Con 4 títulos en Río de Janeiro-2016, la joven volvió a acaparar las portadas de medio mundo, pero ahora por un motivo muy distinto al que asombró a todos con imposibles ejercicios realizados a la perfección y de manera aparentemente fácil.

Tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo y no limitarnos a hacer lo que el mundo quiere que hagamos, aseguró la gimnasta estadounidense al explicar su abandono de la Olimpiada.

De esa forma, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 perdieron a Simone Biles, quien parecía destinada a convertirse en la principal protagonista de la cita multideportiva.