La magicoterapia, técnica que usa la magia para eliminar el miedo infantil a los tratamientos médicos y evitar traumas en la edad adulta, es experimentada por los especialistas.

Afirman que esa terapia busca la empatía entre el galeno y el paciente a través de la dimensión lúdica de la prestidigitación. “El juego es la llave que abre la puerta de la confianza del niño, lo libera del miedo y permite al especialista entrar en su mundo”, afirman los expertos.

Su esencial objetivo es que el método se convierta en especialidad médica, teniendo en cuenta que el noventa por ciento de los menores de edad experimentan un auténtico terror a ir al dentista después de la primera visita.

Aunque su principal campo de aplicación es la odontología, la magicoterapia también ha obtenido excelentes resultados en la rehabilitación de minusválidos y en la depresión emocional.

Transformando la psiquis

Los especialistas empeñados en curar el miedo infantil al médico explican que la magia se convierte en una forma de comunicación alternativa que actúa sobre la psiquis del niño, que así se libera del estrés a las operaciones y facilitan su curación.

El miedo llega a generar en el pequeño problemas físicos, como el aumento de la temperatura corporal o fenómenos asmáticos con sensación de ahogo, y psíquicos –desde dificultades de lenguaje hasta ansiedad-, algo que habitualmente pasa inadvertido para el dentista, por ejemplo, que está concentrado en la boca de su paciente.

Pero lo más grave es que los testimonios de cientos de enfermos revelan que ese temor infantil permanece impreso en la mente y lo condiciona al llegar a la edad adulta hasta el punto de impedirle someterse a tratamientos necesarios para su curación.