La Habana, Cuba. – En su equipaje no llevaban bombas. Ellos fueron a disparar salud, amor, solidaridad y humanismo cuando la región de Lombardía, en Italia, estaba en medio de una severa crisis sanitaria y vivía “un momento de inaudita incertidumbre y peligro” por la pandemia.

En ayuda solidaria, los 52 integrantes de la brigada médica cubana del Contingente Henry Reeve llegaron allí a salvar vidas, aun poniendo en riesgo las suyas.

Con gran entrega, nuestros profesionales de la salud se sumaron, de forma voluntaria, al esfuerzo para contener a la contagiosa Covid-19 que sigue matando a miles de personas en el mundo. Después de dos  meses de intensa labor en la ciudad italiana de Crema, donde se ganaron el cariño y respeto de un agradecido pueblo que los despidió con emocionantes aplausos, regresaron con la misión cumplida a la Patria que los contempla orgullosa.

Regresaron a la Patria victoriosos. Foto/Cubadebate

Desafiaron a la muerte para salvar vidas

Ustedes representan la victoria de la vida sobre la muerte, de la solidaridad sobre el egoísmo, del ideal socialista sobre el mito del mercado les expresó en el emotivo recibimiento, en La Habana, el presidente de la Repùblica de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a los integrantes de la brigada médica cubana del Contingente Henry Reeve que enfrentó a la Covid-19 en la ciudad de  Crema, en Lombardía, al norte de Italia.

Con su noble gesto y su brava disposición a desafiar la muerte para salvar vidas, ustedes han mostrado al mundo una verdad que los enemigos de Cuba han pretendido silenciar o tergiversar: ¡la fortaleza de la medicina cubana!, enfatizó el Jefe de Estado.

Aseguró que nuestros colaboradores de la salud, junto con el mensaje de vida que dejan en sus pacientes salvados, han vuelto a poner de moda la solidaridad cuando muchos creían muerta la ternura de los pueblos.

Orgullosos de nuestros valientes

Los 52 integrantes de la brigada médica cubana que batallaron contra la Covid-19 en la ciudad de Crema, Italia, no olvidarán a su mejor amigo, el niño italiano Alessandro, quien junto a sus padres y vecinos los saludaba cada tarde con nuestra bandera cubana.

En el corazón de nuestros colaboradores de la salud, seguro está Belina, la señora a la cual le salvaron la vida y les dedicó una emotiva carta de agradecimiento donde los califica como ángeles guardianes que trabajan con el corazón.

Más de 5 mil  atenciones médicas y más de 3 mil procederes de enfermería brindaron en Crema nuestros profesionales de la salud.

Ellos nos hacen sentirnos orgullosos de vivir en Cuba solidaria que envía médicos y no bombas. Ellos, como dice la letra de la estremecedora canción Valientes, de Buena Fé, fueron a darle un beso al mundo y nada más.