Camagüey, Cuba. – Como un regalo de año nuevo calificó el doctor Leonardo Ramírez, director del Hospital Pediátrico Provincial Eduardo Agramonte Piña, de Camagüey, la reciente habilitación de una planta procesadora de oxígeno, de las donadas por Venezuela.

Ello brinda autonomía al centro, al asegurar un gas esencial para servicios como las salas de terapias intensiva e intermedia, Neonatología, y el salón de operaciones, dijo el galeno.

Raydel Álvarez, especialista de la Empresa de Automatización Integral, a cargo del montaje, significó que Gases Industriales continuará el suministro de oxígeno a la institución, mientras la nueva máquina garantizará las reservas.

La planta de oxígeno, instalada en el Hospital Pediátrico de Camagüey, es la quinta de su tipo en ese territorio, pues ya existe similar tecnología en los hospitales Militar, Amalia Simoni, Manuel Ascunce, y en Nuevitas.