La Habana, Cuba. – Como parte de los esfuerzos de Cuba en el enfrentamiento a la Covid-19, ya se instala en el Hospital Carlos Juan Finlay, de La Habana, una planta de oxígeno medicinal donada por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

El equipamiento tiene una capacidad de producción de 50 metros cúbicos por hora de la vital sustancia y su arribo al país fue canalizado gracias a la ayuda de la Defensa Civil, el Ministerio del Comercio y la Inversión Extranjera y la Empresa de Automatización Integral.

La Unicef continuará redoblando las acciones para ayudar al Gobierno antillano en el enfrentamiento a la pandemia, así como favorecer la atención médica a las personas afectadas, de manera particular, a las más vulnerables.

Desde la madrugada del pasado sábado comenzó a andar también la principal planta de oxígeno medicinal del país, luego de una compleja avería tecnológica que obligó a medidas urgentes.