Compartir

Ciego de Ávila, Cuba. – Unidades productivas de Ciego de Ávila impulsan el movimiento agropecológico, práctica que ayuda a incrementar las producciones ante la convocatoria del país de lograr soberanía alimentaria.

Fincas del sector campesino tienen una creciente utilización de esa alternativa que favorece la tierra con un mínimo de inversiones, aseguró el presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en la provincia Frank Güemes.

Humus de lombriz, cachaza azucarera, compost, desechos de cosechas y estiércol vacuno son algunos de los abonos utilizados para combatir plagas y obtener alimentos sanos ante el déficit de fertilizantes y herbicidas que provoca el bloqueo yanqui.

Conscientes de la necesidad de satisfacer las demandas internas y exportar productos, los agricultores de Ciego de Ávila se esfuerzan por aumentar los rendimientos con más abonos orgánicos y el empleo de la ciencia y la técnica.