Ciego de Ávila, Cuba. En tiempos de Covid-19, Ciego de Ávila puso en funcionamiento unos 16 polígonos para la elaboración de alimentos que, aunque no satisfacen las demandas, ayudan a la nutrición del pueblo.

Extendidos a algunos Consejos Populares, esas instalaciones de la Industria Alimentaria elaboran diferentes tipos de dulces y otros renglones con viandas, como materia prima, confeccionados con fogones eficientes que no utilizan combustible.

La experiencia puesta en práctica en los duros años del período especial tiene gran aceptación en el pueblo avileño, que puede adquirir próximo a su hogar productos suministrados por unidades productivas cercanas.

Con la utilización de mínimos recursos en locales inutilizados, la provincia de Ciego de Ávila trabaja para abrir otros polígonos para la elaboración de alimentos, iniciativa que genera ingresos económicos a la provincia.