La Habana, Cuba. – Este lunes dio inicio la zafra azucarera 2023-2024 en el país, al comenzar las operaciones por el central 14 de Julio, del municipio de Rodas, en Cienfuegos, enclave insigne en el cumplimiento de las contiendas a nivel nacional.

Como se ha hecho habitual en los años recientes, el ingenio cienfueguero marcó el comienzo de un nuevo ciclo, en el cual las mujeres y los hombres del azúcar están abocados a revertir los insuficientes saldos productivos de campañas anteriores en todo el archipiélago.

El plan del coloso prevé la fabricación de más de 7 000 toneladas del dulce, ensacadas, para asegurar la canasta básica de la población de esta provincia y del municipio especial Isla de la Juventud.

Su director, Amaury Rodríguez Depestre, dijo que no solo se proponen superar el plan de producción de crudo, sino alcanzarlo con notables indicadores de eficiencia, para lograr los 8,60 puntos porcentuales en el rendimiento industrial, moler a no menos del 75 % de la capacidad instalada, y fabricar todo el azúcar de alta calidad.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Azucareros, Yrrael Rausseau Mansfarrol, expresó que el hecho de que el pitazo inicial de esta contienda lo haya dado nuevamente el central 14 de Julio, reviste importancia, por lo que esta industria representa para todo el sector, además de comenzar la molida en medio del proceso orgánico de la Tercera Conferencia de ese gremio.

Este centro nos tiene acostumbrados al cumplimiento, y por eso estamos aquí respaldando a nuestros afiliados, añadió el funcionario.

Además del 14 de Julio, en Cienfuegos molerán, en la actual zafra, el Ciudad Caracas, enclavado en el municipio de Lajas; y el Antonio Sánchez, de Aguada de Pasajeros. Ambos arrancarán también en diciembre.

Tomado de Granma