La Habana, Cuba. – El financiamiento dedicado por la Fundación Nacional para la Democracia (NED) a la subversión contra Cuba benefició a más de 40 organizaciones, de acuerdo con las más recientes cifras divulgadas por el periódico Granma.

El artículo explica que ese organismo funciona como brazo económico de la política injerencista del Gobierno de Estados Unidos, junto a la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Desde la NED se tilda de regímenes más autoritarios a los de Cuba, Nicaragua y Venezuela, países abiertamente agredidos a través de la red de fundaciones y de organizaciones que tiene esa entidad.

Durante los años de la pandemia, las administraciones norteamericanas profundizaron el bloqueo con nuevas medidas; y esa política impidió la entrada de medicamentos, respiradores, combustible y recursos para enfrentar la crisis provocada por la Covid-19 en la Isla.