Compartir

La Habana, Cuba. – El viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil, y el Jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, Marino Murillo, explicaron en la Mesa Redonda detalles del ordenamiento monetario y cambiario en el país.

Es una transformación que la economía necesita y que es para el bien del país, afirmó Gil tras señalar que esa tarea es uno de los elementos más trascendentales de la Estrategia económica y social que diseñó el gobierno para ayudar a la solución de problemas estructurales de la economía.

El viceprimer ministro recordó palabras de Raúl Castro en la clausura del Décimo Periodo de Sesiones de la Asamblea Nacional, en diciembre de 2017, cuando subrayó la importancia de acometer el ordenamiento.

Le damos una importancia trascendental a esa medida dentro de la Estrategia económica y social, aseveró Gil al intervenir en la Mesa Redonda.

Mejorando las condiciones económicas

La Tarea Ordenamiento no podemos verla como un mal necesario, esto no representa un retroceso, sino que nos pone en mejores condiciones para enfrentar el contexto actual y salir adelante, afirmó el viceprimer ministro Alejandro Gil.

Durante su intervención en la Mesa Redonda, el también ministro de Economía y Planificación, expresó que es algo que necesita el país, que podemos hacerlo y que nos dará más beneficio, tanto al sector empresarial como a la población.

Señaló que la Tarea Ordenamiento es una medida para el bien de todos y dentro de ella se agradece el incremento salarial, que incentivará la motivación por el trabajo, y responde a una queja de la población por la existencia de muchas personas que viven sin trabajar.

Gil agregó que ese proceso favorecerá e impulsará las exportaciones y la sustitución de importaciones, y permitirá continuar haciéndole frente al bloqueo y seguir avanzando.

No habrá magia

Hay quien piensa que el día que solucionemos la dualidad monetaria y cambiaria en automático se transforma la economía, que tiene problemas estructurales que habrá que seguir trabajando para solucionarlos, afirmó Marino Murillo.

Al intervenir en la Mesa Redonda, el Jefe de la Comisión de implementación de los Lineamientos explicó que en la preparación de ese proceso han trabajado más de 200 especialistas y académicos, además de que se tuvieron en cuenta opiniones de expertos extranjeros y experiencias similares de otros países.

Subrayó que es un asunto complejo que es transversal a toda la economía y la sociedad, lo que obliga a trabajar con mucho cuidado y rigor, porque prácticamente no hay margen para equivocaciones.

Murillo señaló que, además, el ordenamiento monetario y cambiario tiene riesgos y el día que se tome la decisión después no se puede revertir el proceso.

Difícil entorno

El Jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, Marino Murillo, afirmó que el país tiene un entorno monetario que hace difícil que la economía funcione de manera natural y eso obliga a hacer una conducción muy administrativa.

Detalló en la Mesa Redonda las distorsiones que eso genera en la formación de precios, en los salarios y en el sistema empresarial, que ha acumulado un nivel grande de ineficiencia, además de los desequilibrios macroeconómicos.

El entramado institucional generado por la dualidad monetaria y cambiara hace difícil desmantelarlo por un grupo de personas en corto tiempo y esa complejidad ha demorado la toma de la decisión, subrayó Murillo.

No obstante aclaró que las medidas adoptadas durante los años más duros del Período Especial fueron positivas en su momento, pero tantas decisiones parciales impiden seguir avanzado en las transformaciones de la economía, sin ordenar todo.

Ordenar monetariamente el país

No va a ser posible avanzar en otras transformaciones de la economía sino ordenamos monetariamente el país, afirmó Marino Murillo al responder la interrogante de por qué en estos momentos se debe implementar la Tarea Ordenamiento.

El Jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos explicó que en el entorno de la actual crisis mundial, provocada por el impacto de la Covid, desde el punto de vista macro y micro económico ese escenario hace impostergable la necesidad de adoptar acciones profundas para avanzar en la actualización del modelo económico.

Al referirse al punto de partida de la Tarea Ordenamiento, enumeró varios elementos como la evaluación de los impactos en todos los ámbitos, y la amplia participación de especialistas, y académicos.

En su intervención, Marino Murillo también resaltó las complejidades y efectos que pudiera tener en la población dicha tarea.

Mover la economía de manera natural

La Tarea Ordenamiento comprende cuatro elementos fundamentales: resolver la unificación monetaria y la dualidad cambiaria, eliminar subsidios, así como transformar los ingresos de la población.

Marino Murillo, Jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, aseveró que unificar los tipos de cambio lleva consigo una devaluación y eso, agregó, genera ajustes, presión al sistema empresarial en la búsqueda de más eficiencia.

Todos los subsidios y gratuidades no son malos, el problema es cuando eso tiene un carácter masivo que no estimula la productividad del  trabajo, señaló Murillo en otro momento de su intervención en la Mesa Redonda.

Pero significó que no será posible reducirlo si no hay una transformación de los salarios, pensiones y asistencia social, una de las bases esenciales en el proceso de la Tarea Ordenamiento.

Sobre la dualidad monetaria

El Jefe de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, Marino Murillo, explicó que cuando la moneda base de un país deja de cumplir las funciones del dinero -medio de pago, unidad de cuenta y reserva de valor- entonces aparece la dualidad monetaria.

Al abordar la eliminación de la dualidad monetaria dentro del ordenamiento, señaló que los tipos de cambio y la formación de precios son procesos que se integran, de ahí que si se devalúa el peso, se incrementan los precios mayoristas y minoristas.

Precisó que Cuba tiene dos monedas de curso legal – CUP y CUC -; existen dos tasas de cambio Uno por Uno y Uno por Veinticinco; y sentenció que para eliminar esa dualidad se devalúa el peso.

Murillo apuntó que el ordenamiento es necesario porque no es posible avanzar en las otras transformaciones de la economía si no se ordena monetariamente el país.

Sin perder la capacidad de compra

Cuando se decida quitar el CUC se dará un tiempo para que las personas lo gasten o lo cambien, dejará de emitirse la moneda, pero nadie perderá la capacidad de compra por 24 pesos en unos seis meses aproximadamente, expresó Marino Murillo en la Mesa Redonda.

El Jefe de la Comisión para la Implementación de los Lineamientos agregó que la unificación cambiaria no será un proceso dilatado, y en paralelo ocurrirá la devaluación del peso y la reforma salarial.

Explicó asimismo el impacto en el sistema empresarial, donde un grupo de empresas tendrán que hacer un esfuerzo por ser eficientes para soportar esa devaluación, por lo que -acotó- el país tiene diseñado que se van a subsidiar las pérdidas el primer año.

Aseguró que el programa de ayuda evitaría que tengan que cerrar esas empresas, que podrían ser de productos esenciales, lo cual generaría desempleo.

Menos importaciones, menos gastos

Marino Murillo explicó que la devaluación del peso debe propiciar la “Teoría de Corrección de Precio Relativo”, lo que provocaría que las materias primas nacionales sean más baratas que las importadas.

Ilustró con un ejemplo donde se evidencia la relación del uso de 9 por ciento de materias primas locales y el 34 por ciento de importadas, y una vez recalculado las materias primas nacionales aumentan al 28 por ciento y las importadas al 18.

Algo parecido ocurre con la leche en polvo que se importa a altos precios y no se potencia la recogida por nuestros productores agrícolas, sentenció el Jefe de la Comisión para la Implementación de los Lineamientos.

Acotó que mientras más materia prima nacional se emplee, más reducen los costos las empresas, que irán ganando en competitividad, lo que se estimula con el encadenamiento productivo.

Ninguna familia quedará desamparada

El Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación de los Lineamientos, Marino Murillo, explicó en la Mesa Redonda que durante la Tarea de Ordenamiento se descentralizará la formación de precios minoristas, para evitar una inflación no deseada.

Informó que los productos de la canasta familiar, o sea la libreta, se mantendrán centralizados y algunos como la leche continuarán siendo subsidiados y a otros se les eliminarán los subsidios, pero seguirán por la bodega.

Marino Murillo afirmó que paralelo a esta medida se realizará una reforma salarial que tendrá como referencia para establecer el salario mínimo el valor de una canasta básica, que incluye productos alimenticios y otros servicios.

Señaló que existirán núcleos familiares que podrán sostenerse con sus ingresos, pero otros se verán afectados, sin embargo -recalcó- ninguno quedará desamparado, sino que contarán con un subsidio.

Hay subsidios que permanecen

Con la Tarea de Ordenamiento estamos creando un diseño diferente de repartir las riquezas, manteniendo el subsidio de algunos productos y servicios de consumo masivo, afirmó el Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación de los Lineamientos, Marino Murillo.

En su intervención en la Mesa Redonda, Murillo explicó que los salarios subirán, aumentando su fondo en 4,9, mientras que el de las pensiones, seguridad social y la asistencia social en 5 veces.

Al referirse al sector estatal, expresó que se están tomando medidas para lograr mayor eficiencia, entre ellas la corrección de precios relativos, formación de precios y eliminación de frenos para repartir sus utilidades.

Murillo puntualizó que en este sector los precios crecerán, pero en menor medida pues existe un límite de hasta 7 veces.

Fotos de Cubadebate