La Habana, Cuba. – Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro tuvo lugar este domingo, en el capitalino Palacio de Convenciones, la clausura del Segundo Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, cuyas palabras centrales estuvieron a cargo del Primer Secretario del Comité Central y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel.

Para los presentes en el encuentro resultó una grata sorpresa la presencia en la clausura del compañero Raúl Castro, quien fue recibido por una ovación cerrada.

Les aplaudo yo a ustedes por el Pleno que acaba de concluir, manifestó el General de Ejército a quienes han tomado parte desde este sábado en el encuentro partidista.

El presidente Díaz-Canel compartió su certeza de que Raúl está cumpliendo con su propósito —expresado hace seis meses en el Octavo Congreso del Partido— de continuar, hasta el final de la contienda “con el pie en el estribo”

Ni un paso atrás

El Primer Secretario del Comité Central del Partido, Miguel Díaz Canel, expresó en la clausura del Segundo pleno del Comité Central de la organización partidista que la mayor virtud hoy está precisamente en ser útiles y hacer por los demás.

Argumentó también que en estos tiempos no podemos dar ni un paso atrás en las conquistas de la Revolución; que la decisión es de lucha y victoria; y que cada problema es una oportunidad para vencer, señalando la necesidad de realizar un análisis crítico de la realidad.

Tenemos que inspirarnos en el pueblo, es una oportunidad de que tomemos conciencia, para vencer las dificultades, para luchar y pelear por la victoria sin desaliento, enfatizó el mandatario cubano.

Díaz-Canel extendió una exhortación esencial a los presentes para cerrar filas y luchar por nuestros problemas destacando en su alocución que luchar con creatividad, es parte fundamental de este combate.

Convicción socialista

Sobre el 11 de julio, el presidente cubano Miguel Díaz Canel señaló a los miembros del Partido que aquellas horas no constituyen un referente de ruptura: en todo caso, dijo, son un referente de unidad, una victoria de la Revolución Cubana.

La lucha nuestra —reflexionó— es con inteligencia, con respeto y en defensa de nuestra Constitución, también con energía y valor.

A los imperialistas, Díaz-Canel les dejó un mensaje claro: que sepan que van a tener que luchar contra un pueblo que no se deja engañar, un pueblo suficientemente numeroso, valiente y heroico para luchar, al que no le asustan amenazas.

En el Segundo Pleno del Comité Central del Partido, la orden de combate fue explícita: preparados y dispuestos a todo por defender lo más sagrado, lo que nos une, a ser consecuentes con la decisión invariable de Patria o muerte, Socialismo o muerte, y la convicción más profunda de que ¡Venceremos!

Etiquetas: - - -