La Habana, Cuba.- Desde su anuncio, la Unificación Monetaria y Cambiaria despertó las expectativas de los cubanos ante la posibilidad no solo de un mejoramiento del poder adquisitivo, sino de acabar de encontrar el camino hacia la prosperidad de la nación.

Las fallas que existen en nuestro sistema monetario, evidentemente lastran el desarrollo del país, comenta Eduardo Lorenzo, quien es delegado en un barrio del céntrico municipio habanero  Plaza de la Revolución.

En ese sentido, el ingeniero informático Eider Arévalo asegura que las medidas en ciernes ayudarán sobre todo a mejorar la economía cubana, golpeada por la crisis mundial, el impacto de la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo.

El joven técnico ve con buenos ojos la eliminación del cuc a favor del peso, nuestra histórica moneda nacional.

Otras opiniones

Alois León es un habanero que confía en que el ordenamiento obligue a las empresas a ser más eficientes, porque ahora – explica- un peso es igual a un dólar, pero después un dólar será equivalente a 24 pesos.

León es categórico al señalar que los trabajadores también se beneficiarán al tener salarios superiores y por ende mayor poder adquisitivo.

Y esa es la misma opinión de Reinaldo Castillo, un guanabacoense que subraya el sensible aumento del dinero que devenga como gruero en la construcción. Castillo dice confiar en las decisiones gubernamentales,  y  asevera, de seguro redundarán en el bienestar de todos.

Esto beneficiará a las familias y hay que apoyarlo, afirma rotundo. Aunque solo acaba de comenzar el proceso de información previa, para todos está claro que el ordenamiento es un impulso hacia la prosperidad.