Nuevo Coronavirus impacta de forma negativa en la producción industrial de China

La Habana, Cuba. – Era casi imposible imaginar que aquella primera veintena de chinos contagiados por el nuevo coronavirus iniciaran una cadena que hoy supera el centenar de países y miles de muertos.

El impacto de la epidemia ha sido tan rápido y fuerte que ha puesto al borde del “fuera de combate” a la economía mundial a partir de la detención de la actividad en China, el primer exportador del planeta.

El llamado Gigante Asiático es una pieza fundamental en las cadenas globales de producción y un proveedor primordial de bienes y componentes de automóviles, teléfonos celulares y equipo médico entre muchos otros productos.

La inesperada desaceleración de la actividad económica china por las medidas para contener la Covid-19 ha hecho caer su producción industrial al nivel más bajo desde 2004, con consecuencias mundiales.

Recesión a la vuelta de la esquina

Un estudio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), reveló que el golpe económico del nuevo coronavirus ha causado a la economía mundial una pérdida estimada en 50 mil millones de dólares.

En términos más terrenales esa pérdida se expresa en el drástico derrumbe de los precios del petróleo y el subibaja de las bolsas, un peligroso coctel que hace que muchos expertos pronostiquen una inminente recesión económica global.

Nadie podrá escapar entonces del descenso en las inversiones y del consumo en los hogares, lo que augura un aumento en el desempleo y estancamiento en los salarios.

El nuevo coronavirus, que ha tenido un alto costo en vidas, también dejará sobre la historia una marca a partir del daño que ya genera sobre la economía mundial.