La Habana, Cuba. – La fundación del Instituto de Información y Comunicación Social concreta un largo proceso investigativo de muchos actores, aseveró Humberto Fabián Suárez, vicepresidente primero de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Agregó en conferencia de prensa que el proceso de análisis y estudio sobre el tema se inició en 2013, e incluso antes, cuando se planteó la necesidad de trazar y perfeccionar  las vías de comunicación e información de la sociedad.

Reseñó Fabián Suárez que la creación de dicho Instituto requirió de una búsqueda exhaustiva de todo lo relacionado con ese tópico, no solo en Cuba sino también en el mundo.

Por tanto, aseveró el vicepresidente primero de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, el Instituto de Información y Comunicación Social se caracteriza por ser inclusivo, amplio, y atemperado a nuestros tiempos.

Más que conducir y trazar políticas

El vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, Onelio Castillo, dijo a la prensa que el Decreto-Ley 41, de reciente aprobación, da respuesta a muchas preocupaciones de la prensa.

Señaló que el Instituto de Información y Comunicación Social no solo conducirá y controlará la política de la comunicación social del Estado y el Gobierno, sino hará una decisiva contribución al fomento de la cultura del diálogo plural entre los actores de la comunicación social.

Onelio Castillo significó la importancia de conocer los postulados del Decreto-ley 41 que aborda un amplio espectro de interés para la prensa como las fuentes de información.

Con la creación del Instituto de Información y Comunicación Social desaparece el Instituto Cubano de Radio y Televisión, y la radio y televisión siguen siendo actores vitales en el proceso comunicativo.