Pinar del Río, Cuba. – Cada 11 de diciembre la comunidad internacional festeja el Día Mundial de la Montaña, fecha que en Pinar del Río tiene connotación especial, pues en sus serranías residen más de 62 mil familias.

La provincia es atravesada de este a oeste por la cordillera de Guaniguanico y en particular por la Sierra de los Órganos, donde se aprecian valles como el de Viñales, Paisaje Cultural de la Humanidad y primer geoparque cubano.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación es una organización que tiene marcado interés en el desarrollo socio económico de elevaciones como las de Pinar del Río, donde la educación se extiende desde el círculo infantil hasta la enseñanza superior.

Allí se localiza la filial universitaria de Agricultura de Montaña de San Andrés, municipio de La Palma, encargada de formar ingenieros en bien del desarrollo agroforestal.

Bienestar en las serranías

José Martí escribió que «escalar montañas hermana hombres», y en Pinar del Río el programa de la Revolución identificado como Plan Turquino aporta al bienestar de las familias serranas.

El lomerío vueltabajero resguarda parte del 48, 2  por ciento del índice boscoso que reporta el territorio, segundo mayor del país, gracias a la labor de hombres y mujeres en función de la producción de alimentos y madera.

En esas elevaciones existen telecomunicaciones, viales y atención de salud mediante consultorios, laboratorios, policlínicos y hospitales.

Este 11 de diciembre, Día Mundial de la Montaña, satisface a quienes viven no solo en los lomeríos de Pinar del Río, sino de todo el país, donde la Revolución ha dignificado a sus moradores.