El Parque Museo Ñico López es uno de los lugares que más paz inspira en la capital de la oriental provincia de Granma.

Escenario junto al cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, de los heroicos sucesos del 26 de Julio de 1953, el singular inmueble es un lugar de visita obligatoria, por ser espacio de importantes acontecimientos.

El sitio ha sido testigo de incontables ceremonias de graduación de jóvenes profesionales, sesiones solemnes de las Asambleas del Poder Popular, actos de entidades y organismos, reconocimientos a estudiantes o trabajadores, y otras actividades.

Desde su apertura como institución patrimonial, una amplia y sistemática labor de animación socio-cultural fomenta el conocimiento y cuidado de nuestras tradiciones, a través de exposiciones museográficas y espacios de intercambio con niños, adolescentes, jóvenes y adultos.