El 10 de abril será proclamada la nueva Constitución de Cuba, un paso que cierra la etapa de la reforma total a la Carta Magna vigente desde 1976.

La Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó en junio del año pasado el proceso de reforma de la Carta Magna y activó una comisión temporal de diputados, con la misión de redactarla.

De agosto a noviembre último, los cubanos se convirtieron en constituyentes y el proyecto llegó a cada barrio, centro de trabajo y estudio de las 15 provincias del país.

La cita en las urnas dejó una ratificación categórica de la Carta Magna, con el voto por el Sí del 86 por ciento de los que ejercieron su derecho, lo que ratifica el carácter socialista de Cuba y el papel rector en su sociedad del Partido Comunista, amplía los derechos y las garantías individuales.