La Habana, Cuba. – Por fin se fue el 2021, lúgubre, fatal, funesto; nada debo agradecerle por todo el daño que ha hecho. El miedo, la incertidumbre, nos han tenido al acecho, preguntándonos por qué y cuándo se acaba esto.

Como si eso fuera poco, Biden y su infame bloqueo recrudecieron el virus, mas no ablandaron al pueblo.

La noche del fin de año alcé los ojos al cielo, y una hermosa Luna nueva, sin manchas ni oscuro velo, me auguraba que este año tendremos mejores tiempos. Confiemos, hermanos míos, los científicos y médicos que Cuba ha aportado al mundo estarán prestos y atentos si hace falta socorrernos.

Mientras tanto, trabajemos, ahorremos lo que hay que ahorrar, y volvamos al trabajo. ¿Quién lo duda? ¡Venceremos!

Etiquetas: - - -