Después de cuatro meses de organización de la guerrilla, Ernesto Guevara, el Che, el 23 de marzo de 1967 anota en su diario de Bolivia: “Día de acontecimientos guerreros”.

Se había producido el primer combate victorioso en el valle de Ñancahuazú, cuando una sección del ejército cayó en la emboscada preparada por San Luis; fue un enfrentamiento ventajoso al ser capturados armas, proyectiles, radios y botas, entre varios objetos útiles para el colectivo.

En cambio, el choque dejó en el ejército boliviano un saldo de siete muertos y 18 prisioneros; en el éxito influyó el factor sorpresa y el bajo nivel de preparación demostrado por el enemigo.

Esa primera acción militar de la guerrilla boliviana la comandó Rolando, el San Luis de la Sierra Maestra, es decir, Eliseo Reyes Rodríguez, el mejor hombre del grupo y uno de sus puntales.

Balance del primer combate

El primer combate en el valle de Ñancahuazú propició a la guerrilla de Ernesto Guevara un saldo de tres morteros de sesenta milímetros, dieciséis máusers, dos Bz, tres Usis, DOS radios y botas, aunque nada de víveres.

Uno de los aspectos relevantes de la acción fue obtener el plan de operaciones del ejército, que consistía en avanzar por ambos cabos del Ñancahuazú para hacer contacto en un punto medio.

En su diario de campaña, el Che anotó: “Trasladamos aceleradamente gente al otro lado y puse a Marcos con casi toda la vanguardia en el final del camino de maniobras mientras el centro y parte de la retaguardia queda en la defensa y Braulio hace una emboscada al final del otro camino de maniobras”.

El guerrillero tenía como costumbre realizar un balance de cada mes; es así que en el de marzo, calificó esta acción como «golpe preciso y espectacular».

Etiquetas: -