El nuevo coronavirus ha puesto a prueba a más de uno por el peligro de infestación, y a eso no escapan los jóvenes que, como voluntarios, han acudido al llamado en apoyo a las instituciones hospitalarias y centros de aislamiento.

Tal es el caso de Cedric Coley Sánchez, estudiante de la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte, Manuel Fajardo, y quien asume el cargo de político ideológico en la institución.

Para Cedric fue difícil tomar la decisión pero se incorporó al capitalino Hospital Salvador Allende junto a otros compañeros de estudios y del pedagógico Enrique José Varona. Nasobucos, botas y ropas sanitarias les fueron suministrados a esos valientes que como Cedric, sólo pensaron: “este es el momento de la juventud cubana, pues ya las anteriores tuvieron un 10 de octubre, un 24 de febrero, un Moncada o una Campaña de Alfabetización”.

La experiencia que vive en el Hospital Salvador Allende le ha servido a Cedric para conocer mejor a sus compañeros de estudio y fortalecer, tanto sus relaciones interpersonales como su convicción de revolucionario.

Así también dijo el joven Alberto Pérez Villarreal, miembro del Consejo de la FEU en la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte, Manuel Fajardo.

“Ese llamado me impactó tanto que no dije nada por el nerviosismo. Muchos me sugestionaron con el peligro de contraer la enfermedad, pero mi madre fue mi mayor apoyo porque, además, si todos pensáramos sólo en el riesgo de infestarnos, ¿cómo podríamos haber logrado los indicadores que hoy exhibe el país?.

Y en ese sentido tanto Cedric como Alberto exhortan a toda la población a mantener las medidas higiénico-sanitarias, el distanciamiento y salir sólo si es necesario.