La Habana, Cuba. – Amigo lector, el artículo que escribiera el colega José Dos Santos, “Réquiem por Noel García”, en ocasión del fallecimiento del popular artista, nos pone a reflexionar que en efecto, de aquellos primeros actores no se habla tanto, ni siquiera fueron entrevistados todo lo que merecían. Muchos de ellos, formados casi de manera empírica, trazaron la ruta para posteriores generaciones en la radio y la televisión.

Nuestra Revista se hace eco del homenaje a Noel y todas las personalidades de nuestra cultura cubana -muchos rescatados en el programa Unos minutos en la vida de..., del realizador Carlos Collazo.

Por eso, hacemos un pequeño alto para recordar a algunos de ellos, como Enrique Almirante, quien siempre practicó deportes desde niño y nuca pensó en ser artista, mas resultó uno de los más queridos por el público. En su homenaje fue instituido un Premio Artístico con su nombre, cuya réplica fue entregada a su esposa en la primera edición.

Alejandro Lugo fue otro de los maestros de la actuación. Su talento lo demostró en el cine, la radio, la televisión y el teatro. Artista versátil y auténtico, que se construyó así mismo a base de constancia y firmeza en los proyectos.

Carlos Gilí, inolvidable de Los Comandos del Silencio y El Corsario Negro, fue un actor dramático de impecable dicción, naturalidad y voz viril y seductora, que incursionó en teatro, cine y televisión de manera intensa. Esposo de una de las cuatro joyas del ballet Nacional, Josefina Méndez, su único hijo, Víctor Manuel, se convirtió en una de las primeras figuras de esta compañía.

Frank Negro, es otro de los galanes tan recordados del espacio Aventuras, sobre todo en la primera versión del Corsario Negro, en 1964. Luego de esa época de oro, no se tuvieron más noticias de este actor hasta su fallecimiento a finales febrero del pasado año, en el municipio Playa.

Otro de los aventureros que protagonizó El Zorro fue Julito Martínez, quien perteneció al grupo Teatro Estudio e incursionó en casi todos los espacios dramatizados de radio y televisión de Cuba; es muy recordado en el filme Las aventuras de Juan Quinquin, de 1967.

No podemos dejar de mencionar a la querida Cristina Obin, para muchos El capitán tormenta. Licenciada en Historia del Arte y graduada de actuación en la ENA, Obín desarrolló su trabajo profesional en la televisión, la radio, el teatro y el cine en Cuba por casi 30 años de manera ininterrumpida. Hoy, su literatura para niños es de las más solicitadas.

¡Qué decir de Rogelio Blaín, el popular aventurero Enrique de la Gardere!. Con una larga y fructífera carrera que avala el cariño, el respeto y la admiración de todo su pueblo, Blain se inscribe entre uno de los mejores actores de su generación. Queda para la historia su icónico personaje de Lucio Contreras en “Tierra Brava”.

Luis Alberto Ramírez es otro de los actores que se destacó en diversos grupos teatrales, escenificando más de 50 obras de diversos géneros. Al momento de su fallecimiento, trabajaba en ocho espacios radiales, entre ellos Agente Especial, La novela cubana y La novela de las dos.

Por su parte Miguel Gutiérrez, quien comenzó como modelo en el mundo artístico, protagonizó las aventuras Guillermo Tell, y también es recordado por sus personajes en filmes como El Siglo de las LucesAdorables mentirasClandestinos o La Bella del Alhambra. 

Tony Delgado, el “León de Damasco» del espacio Aventuras, también intervino en Zoológico, Adrenalina 360 y varios capítulos de Tras la Huella. Por fortuna, aun contamos con su presencia.

Y aunque la lista es extensa y todos merecen una mención, terminamos por ahora con el inolvidable Manuel Porto, Premio Nacional de Radio y Televisión 2021, quien falleciera víctima de la Covid-19. Fundador del grupo Korimacao, multipremiado y condecorado, Porto será recordado por su maestría actoral y labor pedagógica.

Etiquetas: - - -