La Habana, Cuba. – Fue durante la época del Renacimiento que comenzó a consolidarse una conciencia colectiva sobre la desigualdad de la mujer con respecto al hombre, lo cual dio paso al surgimiento de los movimientos feministas.

Esa corriente de pensamiento evolucionó hasta nuestros días diversificando sus perspectivas. Según afirma la doctora en Ciencias Demográficas, Dixie Edith Trinquete, hoy podemos hablar en nuestro país de feminismo socialista, una línea con la cual se encuentra comprometida la Federación de Mujeres de Cuba y que lleva la marca de la inclusión.

Considera que lo que más ha golpeado al feminismo a nivel mundial es la manipulación de quienes no quieren perder los privilegios que les otorga el patriarcado, donde también se sostienen las relaciones de poder del capitalismo.

Desmontar esas realidades también es importante para acabar con la violencia de género, afirma Dixie Edith Trinquete.

Eliminar brechas entre hombres y mujeres

La violencia de género está sostenida en relaciones desiguales de poder dentro una sociedad amparada por hábitos y culturas patriarcales.

De ese concepto se derivan los roles determinados por el género, el cual consolida mitos que fomentan aún más las asimetrías entre hombres y mujeres.

La doctora en Ciencias Demográficas, Dixie Edith Trinquete, explica que las investigaciones hechas desde las cátedras de la mujer en las universidades del país, de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas, han aportado en la construcción de leyes contra la violencia y en favor de la igualdad en Cuba.

Ejemplo de ello es el Decreto Presidencial 198, conocido como Programa de Adelanto para la Mujer, el cual funciona como la piedra angular en el desarrollo de políticas a favor de todas las cubanas.

Desterrar la violencia de nuestra sociedad

En el contexto de la emergencia sanitaria por la Covid-19, la violencia de género cobró mayor fuerza en el mundo.

La doctora en Ciencias Demográficas, Dixie Edith Trinquete, explica que durante ese tiempo las mujeres vulnerables a dicho flagelo no tuvieron redes de apoyo para afrontarlo, y ello se vio reflejado en gran medida desde las redes sociales.

Para tranquilidad de nuestro pueblo, la aprobación del Nuevo Código de Procesos indica que la violencia en Cuba se investiga de oficio, contrario al anterior cuerpo legal que exigía una denuncia previa.

Ahora nos urge capacitar y sensibilizar a todas las personas responsables de la implementación de esa legislación, enfatiza Dixie Edith Trinquete, quien recalca que el principal paso que debemos dar es despojarnos de todo prejuicio machista.

Grafica de Cubadebate
Etiquetas: - - -