Para Ibrahim Aput la radio es como la vida misma; por ello, a sus 87 años de edad y 67 de trabajo, continúa ofreciendo su voz y talento al medio.

Nuestra emisora tiene el privilegio de acoger en la gran familia relojera a quien en 2009 recibió el Premio Nacional de Radio, posee el Micrófono de la Radio Cubana, es Artista de Mérito y Trabajador Distinguido.

Llegar a la radio fue un poco difícil, recuerda Aput, no obstante, proceder de las montañas santiagueras no le impidió acceder al medio, primero en la emisora del poblado de San Luis y luego en muchas otras donde se ganó el reconocimiento de todos.

Convertido también en el profe de los jóvenes, nuestro querido locutor afirma que disciplina, amor por el trabajo y estudio constante constituyen las bases de la profesión; y es ese su mensaje en ocasión del Día Internacional de la Radio, que se celebra este 13 de febrero.

En marcha junto al tiempo

Aunque trabajó mucho en la televisión, medio al que lo pasaron porque se necesitaban locutores, Ibrahim Aput confiesa que prefiere la radio.

Cuenta además que cuando decidió jubilarse, en nuestra emisora no lo dejaron y lo atraparon otra vez, para que seguiera en el mundo de la locución.

Hace falta mucha «bomba» para hacer este trabajo como debe ser, expresa. Y es que él no persigue la fama o piensa que ya llegó a la meta. El locutor -enfatiza- debe aprender cada día. “No se concibe un profesional de la palabra sin cultura”, agrega.

A sus 87 años, mucha energía tiene acumulada nuestro Ibrahim Aput para continuar en marcha junto al tiempo, en esta emisora que lo quiere, admira y le agradece.