La Habana, Cuba. – Un Quijote y su corcel desafían al viento en una escultura icónica que da nombre al concurrido parque de la calle 23 en el Vedado capitalino.

El Quijote de América, hoy un símbolo habanero, fue creado por el artista, escultor y según lo define su familia, también soñador, Sergio Martínez Sopeña, figura clave en la vanguardia de la plástica cubana.

Pero no solo creó Martínez al gran Quijote, sino que también dio vida al Conjunto escultórico en el Parque Nacional de Baconao.

Cuentan que a menudo se le veía en el basurero de calle 100, recogiendo desechos que convertiría en espléndidas obras de arte. Sus esculturas han sido expuestas en Cuba y en numerosas partes del mundo como reflejo de su creación constante.

En el marco de los festejos por la cultura nacional, dedicamos a Sergio Martínez Sopeña, escultor y pedagogo por excelencia, un merecido homenaje