La Habana, Cuba. – El cuerpo de inspectores municipales del transporte urbano actúa como autoridad de control, en tiempos en que la Covid-19 es una amenaza para todos y es preciso que la transportación de pasajeros se realice por debajo del límite de cada ómnibus.

Alexey Pérez, integrante de la Brigada Juvenil de Trasporte de Diez de Octubre refirió que su labor es apoyar los inspectores y con ello contribuir a la seguridad de cada persona que suba a los ómnibus. 

Foto: Lisday Martínez

María Teresa García inspectora de transporte hizo énfasis en la necesidad de apelar a la conciencia de los choferes de vehículos estatales, pues su ayuda en el traslado de pasajeros es de gran importancia para aliviar las paradas en horarios picos.

Agregó María que las medidas higiénicas sanitarias que hoy los inspectores exigen que se cumplan, son vitales para alcanzar un servicio de transportación confiable.