El incremento de la producción de alimentos a través del Grupo de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar es una prioridad en todas las provincias. Foto/ ACN

Matanzas, Cuba. – En las fincas del sector cooperativo y campesino de Matanzas, se multiplican las iniciativas para el incremento de los cultivos y las mininidustrias de procesamiento de la producción, con ayuda de las familias.

Desde las áreas, los cooperativistas apuestan por la agricultura y fomentan la siembra de vegetales, viandas, condimentos y variedades de flores, como los girasoles, azucenas y mariposas.

Las mayores potencialidades se concentran en las Cooperativa de Créditos y Servicios, de Matanzas,  en las mininidustrias que despulpan frutos como el tamarindo, mango y tomate, y elaboran encurtidos de habichuela, col, pimiento y ají.

La instalación de biodigestores y el uso de la lombricultura, contribuyen a fertilizar el suelo con materia orgánica, a partir de la excreta de los animales de las fincas y empleo del fértil riego, con afluentes líquidos de su biogás.