Busto de José Martí en la cima del pico Turquino, en la Sierra Maestra. Foto Juventud Rebelde

Inaugurado en 1953, el busto de José Martí del Pico Turquino es la escultura situada a mayor altura de Cuba, con 1974 metros sobre el nivel del mar.

La pieza, obra de la reconocida escultora Jilma Madera, es una copia a escala menor de la efigie que se develó el 28 de enero de 1952 en la Fragua Martiana de La Habana.

Colocado por un grupo de seguidores del Apóstol, entre los que se encontraba Celia Sánchez, la base de la escultura tiene una inscripción que reza: “Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entrañas de nación o de humanidad”.

En la actualidad, el Pico Real del Turquino es un lugar de culto para la juventud cubana y para muchos extranjeros, quienes buscan llegar a su cima para tomarse una fotografía frente al busto del más universal de los cubanos.