La Habana, Cuba. – Desarrollado por un equipo del Hospital Pediátrico Universitario Borrás-Marfán, el proyecto para la atención temprana e integral a niños con Trastornos del Espectro Autista, recibió este miércoles en La Habana el Premio Mundial de la Ciencia Eureka 2022.

El investigador Orlando Terre, presidente del Consejo Mundial de Académicos Universitarios, entregó el galardón al doctor Jorge Luis Ferrer, director del Borrás-Marfán.

Entre los principales aportes del proyecto de atención al autismo, pionero en Cuba, se encuentra la implementación de una consulta especializada y un programa de intervención, y la integración de recursos humanos, materiales y tiempo, lo que hace más económico y eficiente el proceso.

Los premios Eureka se entregan anualmente con el objetivo de visibilizar a personalidades e instituciones por sus aportes a las ciencias desde un enfoque humanista.