El reclamo por la libertad del ex-presidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso político en Curitiba desde el siete de abril último, marcó la celebración del 1ro de mayo en Brasil.

Las principales centrales sindicales brasileñas resolvieron conmemorar juntas la efemérides y hacerlo en la ciudad donde comenzó a cumplir una injusta pena de doce años y un mes de cárcel el fundador del Partido de los Trabajadores, condenado sin pruebas reales.

Los sindicalistas brasileños iniciaron la jornada con un masivo Buen día Lula y más tarde se concentraron en la Plaza de la Democracia, ubicada solo a ocho kilómetros de la superintendencia policial donde Lula da Silva está recluido en total aislamiento.

Vagner Freitas, máximo dirigente de la Central Única de Trabajadores,  destacó que este fue un 1ro de mayo histórico para Brasil y subrayó la importancia de tener a Lula libre.