El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde hace más de un año por supuestos actos de corrupción, representa hoy la soberanía de Brasil por todo lo que hizo por el gigante sudamericano.

Así lo afirmó la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, durante un encuentro con la militancia realizado en la ciudad Campinas, en el norte del estado de Sao Paulo, donde disertó sobre los principales acontecimientos políticos nacionales.

Hoffmann consideró que la causa por la libertad del exsindicalista resulta fundamental y estratégica, y no es solo la lucha por un hombre inocente que fue preso injustamente.

Recientemente, estimó que Lula simboliza la conquista del pueblo brasileño trabajador y recordó que fue un jefe de Estado que se atrevió a cambiar en diversos aspectos de su Gobierno y, por eso, fue perseguido y llevado a la prisión política.