Es de destacar la programación televisiva concebida con tal propósito y aunque no han faltado escollos, el saldo es absolutamente favorable y las opiniones de los educandos, familiares y los maestros lo confirman.

Este curso escolar se ha trabajado minuciosamente, con objetividad, sentido de responsabilidad y necesidades, sin improvisación, realizando alternativas, midiendo cada paso en el cuidado de alumnos y maestros para que no sean víctimas de la Pandemia.

Según se expresa con veracidad, el docente es insustituible, pero no hay que observar la vía televisiva como un recurso al que se apela en caso de necesidad.

Etiquetas: - - -