La Habana, Cuba. El perfeccionamiento de los actores económicos no se limita a las micro, pequeñas y medianas empresas, al trabajo por cuenta propia y a las cooperativas, sino que impacta también en el sector estatal, afirmó el viceprimer ministro, Alejandro Gil.

En la Mesa Redonda, el también titular de Economía y Planificación señaló que ese diseño de encadenamiento productivo tributará a la eficiencia de la empresa estatal socialista para que se convierta en el motor impulsor de la economía.

Gil explicó que las nuevas normas otorgan una visión diferente al cuentapropismo, reinician el trabajo de las cooperativas no agropecuarias, e introducen a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Sobre las potencialidades de ese último actor económico apuntó que debe dotar de mayor autonomía, puede aprovechar los recursos endógenos de los territorios, y puede ajustarse a un entorno más flexible.

Dinamizar la Economía

Al referirse a las micro, pequeñas y medianas empresas, el viceprimer ministro Alejandro Gil detalló que ese tipo de empresas tendrá hasta cien trabajadores y que se ha diseñado tanto en el sector no estatal como el estatal.

Esto es un diseño que nos va a permitir avanzar en el contexto actual y nos va a poner en mejores condiciones para la recuperación gradual de la economía, afirmó en la Mesa Redonda el titular de Economía y Planificación.

Anunció que próximamente se constituirá un Consejo Nacional de Actores Económicos como órgano de consulta, un espacio de concertación para el desarrollo, el diseño, la elaboración y la asesoría del gobierno en materia de elaboración de políticas públicas relacionadas con el tema.

Sin desconocer las limitaciones actuales, el viceprimer ministro expresó su confianza en que realmente medidas de ese tipo puedan impulsar el crecimiento económico del país.

Explicando las diferencias

La viceministra de Economía y Planificación, Johana Odriozola, abundó en las diferencias entre las cooperativas no agropecuarias y las micro, pequeñas y medianas empresas, por lo que cada actor se corresponderá con la actividad y el diseño que tenga.

El trabajo por cuenta propia quedará para una actividad de hasta tres empleados, por tanto, todos aquellos negocios preexistentes hoy que excedan esa cantidad de contratados tendrán que optar por las micro, pequeñas y medianas empresas o por cooperativas no agropecuarias, explicó.

En la Mesa Redonda, Odriozola puntualizó que el elemento distintivo en las micro, pequeñas y medianas empresas privadas es que el dueño es una o varias personas naturales, mientras que en la estatal es el Estado.

Dichas formas de gestión pueden tener un único socio, ya sea una persona natural o el Estado, lo cual rompe con el concepto de que, como mínimo, debían asociarse dos personas.

Sobre los trámites

Las personas interesadas en constituir micro, pequeñas y medianas empresas o una cooperativa no agropecuaria deberán acceder a la plataforma digital del Ministerio de Economía y Planificación para llenar los datos o enviar la planilla mediante correo postal.

La viceministra de ese organismo, Johana Odriozola, dijo que se prevé que, en un primer momento, los nuevos actores surjan de negocios preexistentes, los que no demandarán licencias adicionales para el ejercicio de su actividad, aunque en el caso de los nuevos sí.

Apuntó que para realizar la solicitud de las micro, pequeñas y medianas empresas privadas se han concebido actividades priorizadas como lo relacionado con la producción de alimentos, y los negocios de base tecnológica.

Se suman los negocios que tienen como concepto la economía circular, o sea, que usan recursos propios del país, sin necesidad de importar.