Compartir

La Habana, Cuba. – Preservar y hacer sostenible la cooperación que Cuba ofrece, así como mejorar la ejecución de los proyectos que el país recibe, centra las metas del Decreto-Ley 16, publicado hoy en la Gaceta Oficial.

En un único documento legal se definen la conceptualización de la cooperación internacional y sus principios, las fuentes externas, las modalidades, los instrumentos con los que se ejecuta y la facultad a los gobiernos para el control de las acciones en sus territorios.

Magalys Estrada Díaz, directora general de Colaboración Económica del ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), explicó que se requiere una regulación integradora para eliminar los vacíos legales y la dispersión jurídica existente hasta ahora.

El nuevo paquete normativo incluye resoluciones complementarias que precisan detalles sobre la cooperación que Cuba ofrece y recibe. 

Flexibilizar y agilizar los procesos

El Decreto-Ley 16 refuerza el papel rector que, a nombre del Estado, ejerce el MINCEX en las actividades de cooperación internacional y al mismo tiempo flexibiliza y agiliza procesos.

Sobre esto último, la directora de Colaboración Económica del organismo, Magalys Estrada Díaz, argumentó que se trabaja en una plataforma informática que, en poco más de UN año, posibilitará una ventanilla única para la presentación de cualquier proyecto.

Puntualizó que las nuevas normativas del MINCEX sobre cooperación internacional jerarquizan la voluntad política en UN rango superior jurídico y para su entendimiento habrá un curso emergente de capacitación.

Cuba concibe la cooperación como un medio fundamental para contribuir a los procesos de integración y al desarrollo de pueblos hermanos, a la vez que un valioso instrumento para buscar soluciones a problemas que compartimos. 

Etiquetas: -